• compartir / share

  • Contador de visitas

    • 161,949 desde enero 2009
  • “Las pruebas están en la botella. Lo demás son palabras”. - Fabio Bartolomei (Vinos Ambiz)
  • “El que defiende y hace vinos naturales es porque tiene una actitud ante la vida” - Malena (Observatorio de vino)
  • "Natural: [...] 3. adj. Hecho con verdad, sin artificio, mezcla ni composición alguna." - Diccionario de la Lengua de la Real Academia Española
  • "El sulfuroso es una barrera entre tú y el vino" - Laureano Serres
  • "Se dice lo que se hace y se hace lo que se dice" - Art. 6 del Reglamento de la Asociacion de Productores de Vinos Naturales (PVN)
  • “No hay peor plaga para nuestros cultivos que los intereses económicos” - Winat Vineyard
  • "Sólo la naturaleza hace grandes obras sin esperar recompensa alguna" - Alexandr I. Herzen
  • "Volver al origen no es retroceder, quizás sea andar hacia el saber" - Macaco (del tema Moving)
  • "Oigo decir que los amantes del vino serán condenados. No hay verdades comprobadas, pero hay mentiras evidentes. Si los amantes del vino y del amor van al Infierno, vacío debe estar el Paraiso." Rubaiyat - Omar Khayyám
  • "BIBE VIVAS MVLTIS ANNIS" - Inscripción en la copa de vidrio romana de Trivulzio
  • Ya lo hago yo!
  • Miembro de

  • ULTIMOS TWEETS

    Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

  • PR Checker

Frases celebres

El que defiende y hace vinos naturales es porque tiene una actitud ante la vida”. Esta frase no es mia, es de Malena, y así empieza su post sobre vinos naturales en http://observatoriodevino.com/

Para mi esta frase debería estar en cualquier página de Internet que se precie en recopilar las grandes frases de la humanidad. Y resume toda la filosofía de estos vinos. Porque si haces el vino de otra forma, aún sabiendo que tendrás mas posibilidades de exito, estarias engañandote a ti mismo. Y esa es la peor mentira que existe.

Encontrar una gran bodega que haga vinos naturales es dificil, y viceversa, encontrar una bodega que haga vinos naturales y se haga grande (en tamaño) también. El buscar vender mucho en este tipo de vinos es totalmente contrario a su filosofía, ya que implicaría métodos productivos intrusivos con el objetivo de aumentar su producción. Simplemente porque no es una filosofía encaminada al beneficio material, sino a la satisfación personal, y la de aquellos que los conocemos. Por regla general nos encontramos con que el propio agricultor es el elaborador del producto final, lo que nos garantiza una línea de continuidad desde la tierra a la botella. Logicamente la capacidad para cultivar tu viña y a la vez hacer tu propio vino limita la producción, pero eso hace que el producto gane en calidad, ya que cada botella lleva el mismo cuidado que las otras.

Por eso, sean o no vinos naturales, yo siempre me he decantado por vinos de pequeñas producciones y bodegas de pequeño tamaño. No es mejor el que más vende. Y por eso quizá se tienda a demonizar estos vinos, y desde los grandes foros del vino no se hable de ellos, y si se habla es habitual que sea negativamente, quizá por el intereés de muchas bodegas en defender el uso de numerosos añadidos.

Y por eso escribo yo este Blog, para que se hable de estos vinos, pero no para defenderlos porque sí, sino porque se defienden por si mismos

Anuncios

Por que lo bueno es malo y luego vuelve a ser bueno

Despues de una semana en el dique seco por causas de fuerza mayor, vuelvo a escribir con una reflexión sobre los alimentos en general, incluido el vino, por supuesto. Cada vez salen mas estudios sobre los beneficios del aceite de oliva, o del vino tinto. Todos estos estudios datan de unos 10 o 15 años a esta parte, pero yo recuerdo que de pequeño se decía todo lo contrario. Sim embargo, todos estos alimentos forman parte de los hábitos alimencios de la humanidad durante miles de años. ¿Se bebía vino entonces solo como un placer, o en cambio la experiencia adquirida por el hombre durante siglos le hacía utilizarlos como beneficio para su salud? Yo apunto más a una combinación de ambas teorias. El hombre antiguo no tenía la capacidad actual para el estudio de los componentes de los alimentos o el estudio en laboratorios con potentes ordenadores, pero contaba con el método cientifico más seguro: La ciencia empírica de  “ensayo y error”, de modo que si algo salía mal era malo, y si salía bien era bueno. El hecho de que el uso de ciertos alimentos hayan llegado hasta la actualidad es sintoma indiscutible de su beneficio para el hombre

Sim embargo, y sobre todo en el caso del vino y el aceite de oliva, de repente se les empezó a atribuir mala fama hacia la salud, sin duda fijándose solo en los efectos del alcohol en el caso del vino y de las grasas en el caso del aceite, llegandose a decir entonces que el de girasol era más bueno para el organismo.

¿Quizá fueran opiniones malintencionadas tratando de beneficiar la venta de otros productos? Puede que así sea, pero yo creo firmemente que, aunque estos nuevos estudios en los que se vuelve a colocar al vino (con consumo moderado) y al aceite en el sitio saludable que merecen, puedan tener cierto tufillo publicitario, estoy seguro de que esos estudios, y basandome no en los laboratorios sino en la ciencia empírica de la humanidad, estan en lo cierto

Pero si quereis que el beneficio del vino esté garantizado, decantaros por un vino ecológico o uno natural. Será mas seguro

Sobre los vinos naturales

Me ha llamado la atención el comentario que de los vinos naturales se hace en un artículo de elmundovino publicado por Luis Gutierrez en diciembre de 2008, relativo al resumen de los libros del año 2008 con temática sobre vinos

En concreto, refiriendose a un libro de Alice Feiring, dice lo siguiente:

  “…totalmente actual, mucho más irreverente y centrándose bastante en los vinos ‘naturales’, podríamos calificar también de libro de viajes a The Battle for Wine and Love: or How I Saved the World from Parkerization de la norteamericana Alice Feiring, conocida por sus artículos incendiarios y por ser expulsada por Mark Squires del foro de Robert Parker. Nos ha fascinado, aunque algunas de las opiniones de Feiring nos parezcan demasiado extremistas, y no estemos de acuerdo en su postura respecto a los vinos sin azufre: para ella son los vinos verdaderos, y para nosotros una bomba de relojería a la que es peligroso acercarse”

Si, ha dicho “bomba de relojería” y “peligroso acercarse”. Por supuesto es una opinión muy respetable, pero no la comparto, y por supuesto no la entiendo. Y no la entiendo porque lanzar esos adjetivos sin dar mas explicaciónes al respecto no me parece lógico, ya que cualquier lector va a considerar estos vinos peligrosos para la salud, cuando la idea es precisamente todo lo contrario. Más racional me parece la postura del autor en otro artículo suyo publicado por el mismo medio en agosto del 2001 en el que decía lo siguiente respecto de los vinos naturales:

 “El camino contrario a los ‘vinos tecnológicos’ sería el de los vinos ‘completamente naturales’. La no utilización de herbicidas ni productos químicos, y la menor manipulación de la uva o del vino, en principio, es positiva. Los hay incluso que llegan a la no utilización de productos tan tradicionales como útiles, como el mismo anhídrido sulfuroso, un ‘antiséptico’ protector de los vinos, usado en la producción de estos desde siempre.
¿Qué ocurre cuando nos pasamos a este lado totalmente opuesto? Pues que algunos vinos resultan fantásticos, pero en su mayoría están tan desamparados, tan desprotegidos, que frecuentemente sufren de una evolución excesivamente rápida, y de problemas de oxidación e incluso refermentación, en caso de haber quedado levaduras en el vino, y/o algo de azúcar residual.”

¿Que ha pasado en estos siete años? De “algunos vinos fantasticos” hemos pasado a “bombas peligrosas”. De todas formas el autor parece desconocer que los vinos naturales si que contienen pequeñas dosis de sulfuroso de procedencia natural, simplemente no se añade nada mas. Le animo a ponerse en contacto con la Asociación de vinos naturales, visitar algunas de sus bodegas, y elaborar un artículo sobre estos con datos reales, a “pie de obra”.

   

El mundo se prepara para abrir su mejor botella

Hoy es un día histórico, no diré que para el vino, aunque también, porque lo es para cualquier ámbito de la vida, social, económico, o de cualquier otra índole. Por eso voy a hacer un pequeño paréntesis en mi relato habitual.

Y es que el mundo, y me refiero a todo el planeta, se prepara para un acontecimiento especial. Vamos a abrir esa botella que teníamos guardada durante años, que habíamos mimado en el sótano de casa. Por supuesto es una botella de la que esperamos mucho, mucho más de lo que nos había dado antes cualquier vino que habíamos probado, en especial ese último vino que probamos justo antes de este y que nos decepcionó tanto que deseariamos haber tirado por el desagüe.

Pero este vino que hoy descorchamos lo esperamos disfrutar desde el primer sorbo, y queremos que nunca se acabe, que nos dé grandes momentos, aunque debemos tener cuidado y no poner nuestras expectativas muy altas, pues puede defraudarnos a los pocos sorbos. Dejemos ver como evoluciona en la copa.

Tan solo espero una cosa, que no salga picada nuestra botella de Barack Obama

Manos a la obra

Pues continuando con el anterior post, gracias a que mis suegros tienen una parcela bien situada, a unos 800 m de altura en el centro peninsular bien asoleada, con terreno arcillo-calcareo, y a la posibilidad de obtener sarmientos de forma gratuita en la Finca “El Encin” (finca de experimentación agraria que cuenta con numerosas variedades de vid de la mejor calidad), decidí embarcarme en la aventura de plantar mi propio viñedo. La tarea no fué facil, ya que tuve que empezar de cero, preparando un terreno que llevaba sin cultivar muchos, muchísimos años.

En cuanto a las variedades a sembrar, me decidí por la Tempranillo como mayoritaria, por ser la uva de la zona, y una quinta parte la reservé para la Syrah, por ser una uva que me gusta y además es adecuada para las condiciones del terreno.

Pero veamos en inmágenes como fué la plantación

Este es el aspecto  del terreno antes de comenzar. Lo primero que hice fue delimitar el área que iba a utilizar e intentar pasar una mula mecánica manual, pero el terreno estaba demasiado duro, así que decidí pasar al método tradicional de la azada. Todo lo que he hecho desde el principio hasta el final ha sido con azada, incluyendo cavar los agujeros donde poner los sarmientos 

 

 

 

 

 

 

 

 

  

 

 

Aquí ya están los sarmientos sembrados. Luego tendría que limpiar todas las hierbas que quedaban entre medias

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  La siembra la realicé en marzo, y a finales de la primavera ya tenía este aspecto  

2meu49u 

Y aquí estoy yo, con pinta de gañan, posando en la zona de Syrah en la primavera pasada. nueva-imagen

Asi comenzo todo

Por supuesto mi pasión por el vino y la viticultura no surgió de un dia para otro, pero si que se puede decir que hubo un momento en que se aceleró. Digamos que comenzó a fermentar, la afición se convertió en pasión, y ahora como los buenos vinos va madurando poco a poco.

Fué a principios del 2006, cuando buscando información sobre la elaboración del vino tropecé con varios foros dedicados al vino, donde empecé a contar mis experiencias hasta ese momento. Y fué en estos foros donde comencé a oir hablar de los vinos naturales, en encendidos post donde algunos afirmaban que era imposible elaborar vinos sin agregar sulfuroso, mientras otros defendían que era posible porque ellos los hacían. Los primeros volvían a la carga con que si se hacía no podía durar, y los segundos aseguraban que duraban y evolucionaban y maduraban, porque estaban más vivos que cualquier otro vino, y lo sabían porque estaba en sus bodegas.

Y así fuí como comenzó mi contacto con los vinos naturales. En uno de esos post, creo que concretamente sobre el uso de levaduras “aromatizadas” conocí a Lorenzo Valenzuela, de la bodega Barranco Oscuro, con el que comencé a intercambiar mails solicitándole más información. Y mi interés fué tanto que a principios de Mayo de ese mismo año estaba en su bodega, en la alpujarra granadina, comprobando in situ que los vinos naturales existen, que tienen mucha calidad, que son capaces de durar muchos años, evolucionando y mejorando, y que despues de una jornada intensiva de cata la ausencia de sulfuroso permitió que mi cabeza no se resintiese.

Y estando en las Alpujarras Lorenzo me habló de Laureano, otro elaborador de vinos naturales en un pequeño pueblo de Tarragona, el Celler Laureano Serres, y que en su página web tenía un foro, de pequeña participación pero gran contenido, y así empecé a colaborar en este foro, donde elaboré una pequeña sección donde relatar mis visitas por diferentes bodegas. Laureano es otro de los puntales de los vinos naturales en España, con muchos contactos con  elaboradores de estos vinos no solo en España, sino también en otros paises europeos como Francia o Italia, y ha sido el impulsor de la creación de la asociación de Vinos Naturales, cuya web podreis visitar a traves del enlace dispuesto en este mismo blog.

Y viendo su trabajo y sus experiencias fué cuando se me ocurrió empezar a ver el vino desde otro ángulo, desde su origen, la vid. Porque no se puede entender el vino sin entender la tierra y la vid. Y como la familia de mi mujer tenía una parcela con suelo disponible, les pedí 100 m2 donde comenzar mi sueño, elaborar mi propio vino cultivando mi propio viñedo. Y aquí entra alguien más en juego, Samuel Cano, otro productor elaborador de su propia uva (como Lorenzo y Laureano) en plena Mancha conquense, que comenzó por esa época a colaborar también en el foro de Serres. Y con los consejos de todos ellos, mi esfuerzo personal, y los sarmientos que me proporcionaron tras la poda en la Finca “El Encín”, comenzó mi andadura como viticultor. Hubo suerte y fué una primavera lluviosa, por lo que el 90 % de lo sembrado agarró y sobrevivió.

Y este es el principio de todo, pero aún queda mucho por explicar hasta llegar al momento actual, pero eso ya será otro dia que hoy ya se ha hecho tarde

Comienza un nuevo Blog

Llevaba tiempo pensando en tener mi propio Blog, pero nunca me decidía a dar el paso. Ahora, animado por Laureano Serres, con quien he colaborado en su foro www.serres.net/forum (y donde podreis encontrar mis primeros pinitos en escribir acerca del vino y la vid en Internet) he decidido dar el paso de tener mi propio espacio en la web

Mi filosofía es muy cercana a los llamados vinos naturales, que no consisten nada más y nada menos que cultivar la vid y elaboar el vino de la forma más natural posible, es decir, como se ha hecho durante miles de años hasta que el hombre, en su afán de evolucionarlo todo, empezó a utilizar la ayuda de diversas sustancias contra las que nada tengo pero de las que nada quiero.

Acerca de mi, deciros que hace un par de años empecé a sembrar un pequeño viñedo de unas 100 cepas, sembrando simplemente unos sarmientos, y que espero que un par de años empiece a dar sus frutos y me permita elaborar mi propio vino. Para ello cuento con el experto consejo de varios de los compañeros de la Asociación de Vinos Naturales, cuya web enlazaré en este Blog, entre los que se encuentran Laureano Serres, Lorenzo Valenzuela y Samuel Cano, a quien corresponden los racimos de Syrah de la cabecera del Blog.

Y con la andadura de esta pequeña aventura mía y todo tipo de cuestiones relacionadas con el vino iré completando este Blog, que necesariamente tendrá un paso hacia atrás, al momento en que decidí tener mis propias viñas, y muchos pasos hacia adelante, siguiendo su desarrollo y su consecuencia: el vino 

Espero que os guste y cualquier sugerencia positiva será bienvenida