• compartir / share

  • Contador de visitas

    • 161,949 desde enero 2009
  • “Las pruebas están en la botella. Lo demás son palabras”. - Fabio Bartolomei (Vinos Ambiz)
  • “El que defiende y hace vinos naturales es porque tiene una actitud ante la vida” - Malena (Observatorio de vino)
  • "Natural: [...] 3. adj. Hecho con verdad, sin artificio, mezcla ni composición alguna." - Diccionario de la Lengua de la Real Academia Española
  • "El sulfuroso es una barrera entre tú y el vino" - Laureano Serres
  • "Se dice lo que se hace y se hace lo que se dice" - Art. 6 del Reglamento de la Asociacion de Productores de Vinos Naturales (PVN)
  • “No hay peor plaga para nuestros cultivos que los intereses económicos” - Winat Vineyard
  • "Sólo la naturaleza hace grandes obras sin esperar recompensa alguna" - Alexandr I. Herzen
  • "Volver al origen no es retroceder, quizás sea andar hacia el saber" - Macaco (del tema Moving)
  • "Oigo decir que los amantes del vino serán condenados. No hay verdades comprobadas, pero hay mentiras evidentes. Si los amantes del vino y del amor van al Infierno, vacío debe estar el Paraiso." Rubaiyat - Omar Khayyám
  • "BIBE VIVAS MVLTIS ANNIS" - Inscripción en la copa de vidrio romana de Trivulzio
  • Ya lo hago yo!
  • Miembro de

  • ULTIMOS TWEETS

    Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

  • PR Checker

Viniviticultura en Chile y el proyecto de Alvaro Espinoza

Continuamos nuestra búsqueda de vinos afines a los naturales por el cono sur americano para completar la trilogía de Argentina y Uruguay con Chile. Pero veamos primero los orígenes de la viniviticultura chilena. 

Como no, las primeras vides llegan con los conquistadores españoles, quienes introdujeron la vid para producir el vino de misa. Pero como en la vecina Argentina es en el siglo XIX cuando se empieza a explotar el viñedo como negocio. Las primeras importaciones de variedades europeas llegaron de la mano del Profesor Claudio Gay, de la Universidad de Chile, en 1830, y posteriormente el aristócrata y empresario Silvestre Ochagavía, en 1854. que introdujeron cabernet sauvignon, sauvignon blanc, semillón, pinot noir y riesling. La adaptación al suelo y al clima chileno fue rápida y se dice que estas son las únicas uvas de esas variedades que existen tal y como eran antes  de la epidemia de filoxera. 

Pero los chilenos no solo importaron las variedades, sino que también contrataron los servicios de viticultores y enólogos franceses para que se encargaran de las viñas y de los procesos de producción. 

En cuanto a las características climáticas, vienen determinadas por la escasa distancia entre el océano pacífico y la cordillera andina, con altitudes superiores a 5.000 metros, dando como resultado que, en los valles donde se practica la viticultura, a medio camino entre la cordillera y la costa, nos encontramos con un clima templado, con un régimen de lluvias muy parecido al mediterráneo. 

En cuanto a las zonas vinícolas, estas se corresponden con los valles que fluyen de la cordillera al océano, dando como resultado cinco grandes regiones vitícolas (Atacama, Coquimbo, Aconcagua, Valle Central y Región Sur) y 15 subregiones, dentro de las cuales encontramos los famosos valle de Casablanca y valle del Maipo. 

Y es en este último donde encontramos una bodega que surgió como una mera afición, para hacer vino para consumo propio y como escuela para sus hijos, un proyecto muy parecido al que yo estoy intentando emprender.  Así nació Antiyal, cuya primera cosecha fueron 3.000 botellas de un vino con un coupage de Carmenere, Cabernet sauvignon y Syrah. Mas tarde lanzarían su vino Kuyen, un coupage de Syrah y Cabernet sauvignon. Hoy la producción asciende a 7.000 botellas de Antiyal y alrededor de 12.000 de Kuyen. 

Y la parte que más nos interesa, toda la producción de la uva se realiza de manera orgánica y siguiendo las prácticas biodinámicas, consiguiendo de esta manera una mayor calidad de la materia prima así como un reflejo en los vinos del terruño y garantizar las propiedades de la tierra para las futuras generaciones.

Se restringe el riego a lo mínimo imprescindible y se reduce la producción de la planta hasta unas 4 toneladas por hectárea, para una perfecta maduración de la uva.

Los abonos se producen a partir de residuos orgánicos procedentes de la misma finca.

El artífice de estos vinos es Alvaro Espinoza y su familia, un ejemplo de agricultura sostenible y un proyecto en el que yo mismo me veo reflejado. Yo, de mayor, quiero ser como Alvaro

Anuncios

De Uruguay, el Tannat y la familia Pisano o los vinos naturales uruguayos

Quiero dedicar este artículo al equipo de somosene, y en especial a Malena, de Observatorio de Vino, por su labor en difundir la cultura del vino y en especial los vinos naturales.

 

Si bien las primeras vides llegaron a Uruguay  en el siglo XVII de mano de los  conquistadores españoles, es a mediados del siglo XIX cuando la vid llega a Uruguay en forma mas importante introducida por inmigrantes europeos, en especial españoles e italianos, cuyos descendientes continuan explotando las bodegas en la actualidad. 

En cuanto a las características del viñedo, influye de forma decisiva su situación a caballo entre el océano Atlantico y el Rio de la Plata. La brisa del mar ayuda a una correcta ventilación del viñedo. Los suelos son en su mayoría arcillosos y arenosos. 

En cuanto a las variedades, la estrella sin duda es el Tannat. Esta uva, cuyo origen está al sur de Francia, en el Marinan, llegó a Uruguay de la mano de Pascal Harriague, inmigrante vasco francés, que buscaba una variedad que se adaptara bien a estas tierras y que le permitiera producir un vino de calidad similar al Burdeos. Plantó unas 200 ha y en la actualidad representa el 25 % del viñedo del país. En Uruguay la región que concentra más del 60 % de la producción es el departamento de Canelones, ubicado en la región sur del país. Aún hoy es posible encontrar vides de tannat en el Uruguay, que tienen mas de 100 años.

En la actualidad esta variedad, a través del paso de los años, se ha diferenciado del Tannat francés y ha adquirido características propias.

Otras variedades que se cultivan son, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Syrah y Pinot Noir en tintas y Chardonnay, Sauvignon Blanc, Gewuerztraminer, Pinot Grigio, Chenin, Muscat, Frontinan, Riesling Semillon, Muscatel Ottonel y Torrontes en las blancas

 En cuanto a los productores, la mayoría son bodegas de larga tradición familiar y muy respetuosas con los métodos naturales a la hora de elaborar sus vinos, tratando de no utilizar métodos intrusitos, por lo tanto muy similar a la filosofía de los vinos naturales en España o Francia. Entre estas bodegas destaca la de la familia Pisano, que ya elaboraban vinos en La Liguria (Italia), de donde procedía la familia antes de establecerse en Uruguay. La bodega data de 1924, cuando  Césare Secundino Pisano, elabora su primer vino. 

La Bodega produce en forma artesanal no mas de 350.000 botellas al año. Los viñedos crecen en suelos franco-arcilloso-calcáreos cercanos al Río  de la Plata, a 25 Km al norte de Montevideo. 

Son 15 hectáreas de Tannat, Cabernet Sauvignon y Merlot , además  de algo de Chardonnay y Sauvignon Blanc, que se cultivan y cosechan a mano. En los últimos años se han introducido las variedades Pinot Noir, Syrah y Viognier. 

La filosofía de la bodega es elaborar el vino de la forma más natural posible con bajos niveles de sulfuroso y la mínima manipulación. Una vez más nos encontramos con la filosofía de los vinos naturales por estos lares. El llenado y taponado de las botellas se realiza con pequeñas máquinas manuales, permaneciendo un mínimo de 6 meses de reposo en botella. 

Entre sus vinos destaca el RPF Tannat (Reserva Personal de la Familia), un 100 % Tannat, compuesto exclusivamente por las cosechas que se han destacado entre otras por su gran valor. Entre los RPF destacan también los monovarietales de Syrah, Pinot Noir, Merlot, Cabernet Sauvignon y un blanco de Chardonay 

Tambien elabora espumosos, y como curiosidad el Etxe Oneko, un vino fino espumoso natural que combina antiguas tradiciones de vinificación de los prestigiosos Oportos, Reciotos y Amarones, elaborado a partir de antiguos Tannat de selección pasificados en la planta. Viñas de producción mínima, excelentísima calidad y muy alta concentración, plantadas en 1942 por el fundador de la bodega.

Briones: lo mas nuevo de La Rioja

Visita realizada en Noviembre de 2006
Si en el Barrio de la Estación de Haro o en Cenicero radican las bodegas más antiguas y hasta ahora las más prestigiosas de La Rioja, en Briones podemos encontrar dos de las bodegas que mejor representan el “nuevo estilo” dentro de estos vinos, siempre dentro de las estrictas reglas de esta D.O.

Y es en esta población de trazado medieval donde tuve la oportunidad de visitar la bodega Finca Allende, de Miguel Ángel de Gregorio, y el museo Dinastía Vivanco, gran proyecto de bodega y museo unidos en un mismo complejo.

Briones

Está situado en el extremo noroccidental de la Rioja Alta, y emplazado sobre un cerro, por lo que se divisa con bastante antelación, en especial la silueta de su imponente iglesia. La visita al pueblo, sin contar con las bodegas, ya merece la pena.

Es una sucesión de calles empedradas y casas solariegas, con una ermita de base octogonal y una iglesia que bien podría pasar por Catedral. No hay que perderse las vistas desde el mirador situado en el extremo norte del pueblo, desde donde se divisa todo el valle plagado de viñedos regados por el Ebro.

Finca Allende

Enclavada junto a uno de estos palacios, el de Ibarra del siglo XVI, se ubica la moderna bodega. Asimismo se está restaurando el palacio, donde pasarán a elaborarse los vinos de gama alta de la bodega (Aurus y Calvario).

Empezamos la visita por la tolva de recepción, diseñada por el propio Miguel Ángel, de modo que los racimos sufran el menor daño posible. En el interior, tinos de madera para la fermentación de la gama alta junto a los de acero inoxidable. En el nivel inferior, la sala de barricas, en su mayoría de roble francés, donde pudimos escuchar en una de ellas la fermentación de los vinos blancos.

Los vinos Aurus y Calvario han alcanzado este año dos de las mas altas notas en la guía Peñin, con 96 puntos, por lo que estamos ante una de las más importantes bodegas de la Rioja, mas teniendo en cuenta que se aleja del estilo “clásico” del Rioja. Además elabora los “Allende” , tinto de Tempranillo 100 % y blanco fermentado en barrica con las variedades viura y malvasía riojana.

Museo del vino Dinastía Vivanco

La otra gran atracción en Briones es la bodega y museo anexo que ha creado la familia Vivanco. Situado en una extensa llanura junto al cerro donde se levanta el pueblo, lleva abierto escasamente un año. Es uno de los museos más extensos del mundo, y contiene una importante colección de piezas desde la antigüedad hasta nuestros días. El museo se divide en espacios, cada uno con una temática propia para ayudar a comprender mejor cada sección.

Empieza por la viña, explicando el origen de la viticultura y mostrando los más diversos instrumentos utilizados para el arado, la poda, la vendimia, etc. a lo largo de los tiempos.

Continua con la elaboración, reproduciendo antiguos lagares en los que se han instalado auténticas prensas de viga de madera con varios siglos a sus espaldas, la elaboración de toneles, el corcho, maquinas de bombeo, trasiegos, etc.

Un tercer espacio nos muestra los diferentes recipientes que se han empleado a lo largo de la historia para guardar o servir el vino, con autenticas piezas de arqueología (fenicios, griegos, romanos) y la evolución de las botellas de vidrio

En cuarto lugar, una sala con obras de arte relacionadas con el vino (pintura, escultura, tapices) donde las representaciones de Baco y sus bacanales se repite con frecuencia, y un curioso óleo sobre bronce que representa un lagar místico donde Jesucristo pisa la uva, la cruz es la viga de la prensa, y el propio Dios da vueltas al husillo

Por último un espacio dedicado al servicio del vino, con una importante colección de sacacorchos de todas las épocas así como copas, decantadotes, etc.

Otro dato de interés es la existencia en el exterior de un museo ampelográfico que no tiene nada que envidiar al de “El Encín”.

 

FENAVIN: LAS MIL Y UNA BODEGAS

Mañana dia 5 comienza en Ciudad Real una nueva edición de FENAVIN. Como este año no puedo asistir, dejo la crónica que hice de la edición del 2007, de la que seguro poco habrá cambiado respecto de este año, y con la que termino de reeditar los reportajes que tengo colgados en el foro de Laureano. Aquí va la crónica:

 

Hacía tiempo que no visitaba ninguna bodega, así que decidí visitar 1.000 bodegas en su solo día ¿como hacerlo? acudiendo a FENAVIN, la feria mas importante del sector a nivel nacional.

Vista del pabellón central de FENAVIN:

Lo bueno de esta feria no es solo que puedes visitar los stand de cada bodega y catar allí sus caldos, sino que puedes probar sus vinos de una manera mas tranquila y a tu aire, sin presiones del bodeguero, en la llamada “Galeria del vino” o pasarela de la fama como yo decidí en llamarla. Al menos un vino de cada bodega estaba allí representado, por lo que echando cuentas había al menos 1.000 vinos para catar, todos con su ficha en la que te explicaba desde la variedad, elaboración, zona de producción y datos de la bodega. De esta manera el profesonal podía hacer una toma de contacto para despues acudir directamente al stand que más le interesase.

Paseo de la fama (galeria del vino):

Si bien a la feria acudieron de todas las zonas de España, la verdad es que los vinos de Castilla La Mancha eran los más representados, contando ademas con las mejores ubicaciones dentro del recinto. Se echaban en falta muchas bodegas de las más importantes de Rioja, aunque quizá estas no necesiten de estos eventos para darse a conocer.

A la feria acudí desde Madrid con Iñaki Legorburu y su socio Mario, de Bodegas Aldonia (La Rioja), con los que tuve la suerte de compartir gran parte del día y como no catar su Aldonia 2MIL4 (como ellos mismos han decidido poner en la etiqueta), un Rioja con un coupage 90% tempranillo y 10% graciano con 12 meses de reposo en madera. Ellos no consiguieron stand este año. Por eso lo de las mil “y una”.

Estuvimos visitando, entre otros, el stand de Vinos Singulares de Pagos Andaluces, donde se encontraba representada la bodega Barranco Oscuro con Lorenzo Valenzuela a la cabeza, que no paró en todo el día de atender visitas. Cuando por fin tuvo un hueco nos atendió de maravilla (nada raro en él), pudiendo catar toda la gama de este año, con alguna novedad como el BO2 y un blanco sin crianza, y alguna que otra sorpresa, como un 1368 de una cosecha muy antigua con una evolución muy interesante, y el por mí muy esperado Syrah del que me llevé un buen recuerdo (y no solo en la memoria, sino también en la bolsa). En este mismo stand estuvimos probando también los vinos que Jose Miguel Marquez elabora en Montilla bajo la marca Marenas, y no precisamente son Pedro Ximenez. Probamos un Rosado 100% monastrell (si, si, monastrell en Córdoba) y un muy interesante tinto de monastrell y syrah casi al 50%, unos vinos muy interesantes y con mucho futuro.

Stand de V.S.P.A. De izquierda a derecha Lorenzo, Nacho, Iñaqui y Mario:

Otra bodega que visitamos fue la de Fuentenarro, de Ribera del Duero, donde nos atendió Pedro Perez, una gran persona con unos grandes vinos que por supuesto no dejamos de catar, como su Vendimia seleccionada o su Fuentenarro Barrica.

También estuvimos con Pablo de Simón, de Bodegas de la Marquesa, que elabora además de los Riojas clásicos unos monovarietales de Mazuelo y Graciano.

Yo por mi parte visité también un par de bodegas de Valdepeñas que ya conocía. Una es Miguel Calatayud, que mi familia lleva medio siglo distribuyendo en Linares, donde tuve una interesante charla de vinos con Jose Maria Calatayud, y otra fué Bodegas Aruspide, cuyo enólogo Pepe ya conocía y con el que compartí unos vinos y una charla muy amena.

Y despues de 9 horas de catas y charlas sobre vino, regresé a casa cansado pero satisfecho… y para nada con la cabeza cargada. Buenos vinos, a fe mia

Nota: Escribo estas líneas con una copita de syrah de Barranco Oscuro a mi lado