Vinos en Tailandia, una historia reciente

Viñedos flotantes (fotografia de bangkokdaytours.com)

La historia del vino en Tailandia es muy reciente. En 1991 el Dr. Chaijudh Karnasuta plantó las primeras vides en el Chateau de Loei, siendo la primera cosecha comercial en 1995.  A estas plantaciones le siguieron las de PB Valley en 1992, del Chateau des Brumes en 1997 y de GranMonte en 1999.

Tradicionalmente, las uvas de vinificación, se han cultivado entre los paralelos 30 y 50 de ambos hemisferios. Tailandia ha sido pionera en la producción de lo que se conoce como “los vinos de Nuevo Latitud ‘, a partir de uvas cultivadas en una banda estrecha en el norte, entre los paralelos 14 y 18

Las condiciones climáticas permiten dos cosechas al año, la primera y superior, en febrero, y la segunda durante la temporada de lluvias en septiembre. Al principio, la sola idea de tener el doble de producción hacia las delicias de los productores. Sin embargo, pronto se dieron cuenta de que lo que tenían era un gran volumen de fruta de mala calidad, por lo que decidieron podar la segunda cosecha para obtener mejor calidad en la primera.

Existen tres regiones productoras principalmente:

– La primera, con latitud norte 17-18, se cultiva en suelo franco arcilloso, con unas temperaturas diurnas de unos 20-25 grados, bajando a unos 12 grados durante la noche.

En esta zona está ubicada la bodega Chateau de Loei, en el Valle de Phu Rua, a una altitud de 600 metros sobre el nivel del mar. Cultivan principalmente Chenin Blanc y Shiraz. La Chenin Blanc fue seleccionada debido a que es ligeramente dulce y va bien con la comida tailandesa (picante). La uva se utiliza lo mismo para un chenin seco que para un vino de postre elaborado a partir de uva botritizada. Con la Shiraz se elabora un vino tinto con crianza en barricas nuevas de roble americano, así como un vino joven rosado. Los vinos se hacen bajo la dirección de dos prestigiosos enólogos, Dorham Mann, de Australia y Vincent Caréme, procedente del valle del Loira (cuna de la Chenin Blanc)

También en esta zona destaca la bodega Chateau Shala, en la provincia de Phichit, a 300 metros sobre el nivel del mar. Con una superficie total de 120 hectáreas cultivadas, 20 se dedican a uva de mesa y 100 de vinificación, siendo 75 de Shiraz y el resto se reparte entre Tempranillo, Cabernet Sauvignon y Merlot. Además tienen dos parcelas muy pequeñas de Chenin Blanc y Sauvignon Blanc.

– La segunda zona corresponde a la región de Khao Yai, con latitud norte 14.3, e igualmente suelo franco arcilloso. En el límite oriental se encuentra Chateau des Brumes, con viñedos ubicados a más de 500 metros sobre el nivel del mar. Situado en el extremo oriental del Parque Nacional de Khao Yai, en el valle Wang Keow Nam. El nombre de la bodega está inspirado en la fina niebla que flota en el valle durante la mañana. La vendimia se lleva a cabo a la medianoche, para aprovechar las temperaturas mas bajas.  Jacques Bacou, enólogo francés, visita la bodega tres veces al año para hacer un seguimiento de la elaboración de los vinos. El problema de la elaboración del vino en Tailandia no son sólo las cálidas temperaturas, también afectan las numerosas lluvias y la topografía. En Wang Nam Keow el clima es bastante seco y las colinas tienen un buen drenaje natural.

Mientras, al oeste, están los viñedos de PB Valley y GranMonte, a altitudes de entre 300 y 350 metros sobre el nivel del mar. La región cuenta con temperaturas que oscilan entre 15-20 grados centígrados.

PB Valley está ubicada en un hermoso valle con 400 hectareas de terreno cultivadas. La producción comercial  comenzó en 1991 por el propietario Piya Bhirombhadi, con la ayuda del enólogo alemán Wolfgang W. Schaefer. Las variedades provienen de Francia, España, Italia y Alemania, destacando la  Shiraz, Tempranillo, Chenin Blanc y Colombard. La primera cosecha en 1998 no fue buena, sin embargo la cosecha de 1999 fue excelente. La producción comenzó con Chenin Blanc y Shiraz, pero a principios de 2005 lanzaron el vino tinto “Tailandia” elaborado a partir de Tempranillo.

GranMonte Estate, Situado en 20 hectareas de viñedo, con 12 plantadas de Shiraz, 5 con Chenin Blanc y el resto con uva de mesa. Las primeras vides plantadas, en 1999, fueron de Syrah y Chenin Blanc, procedentes de portainjertos franceses. En la elección de nombre de la bodega, tuvo gran influencia el carácter montañoso de la zona. Uno de los familiares que reside en Roma, sugirió Monte Grande, que finalmente se redujo a GranMonte. La primera cosecha fue en 2001. En la actualidad se obtienen 20 toneladas de uva tinta con una producción de 20.000 botellas y seis toneladas de uva blanca, con una produccion de 6.000 botellas. Por tanto, cada kilo de uva equivale a una botella de vino.

– La tercera zona se corresponde con el delta de Chao Phraya,. Esta es actualmente la región vinícola más al sur, con latitud norte 14, a una altura de 5 metros sobre el nivel del mar y unas temperaturas diurnas que van de los 18 a los 22 grados centígrados. Aquí se encuentra Siam Winery. Chalerm Yoovidhya fundó la bodega como una empresa familiar en 1982, tras su éxito con la bebida energética Red Bull. Consciente de que era una apuesta arriesgada teniendo en cuenta el mercado del vino en Tailandia en ese momento, lanzó Spy Wine Cooler, un vino ligero aderezado con especias tailandesas, desarrollado pensando en el gusto del mercado local.

En 1997, Chalerm decidió que quería hacer un vino especifico para Tailandia, por lo que  contrató a  Laurent Metge-Toppin un enólogo de Montpellier. La idea era crear un vino para el mercado turístico nacional y para acompañar la picante comida tailandesa. El resultado fue Chatemp.

Siam Winery no contaba entonces con sus propios viñedos y compraba a los agricultores del delta del rio Chao Phraya, Málaga Blanc para los vinos blancos, y para los tintos variedades locales como Pok Dum o Black Queen, junto con Shiraz y Muscat Nero. En la actualidad cultiva 5.000 hectáreas de viñedos únicos y espectaculares, entre los que se encuentran los llamados “viñedos flotantes”. Se encuentran franqueados por canales de agua y la recolección de las uvas se realiza en barcas (ver foto al inicio).

Anuncios

4 comentarios

  1. Yo probé algún vino que llegó a México, como algo exótico, la verdad no estaba mal, pero tampoco es como para animarse a comprar una caja.

    Saludos

    • Como dice el título del post es una historia demasiado reciente para tener la calidad no ya de los caldos europeos, sino al menos aproximarse a los del nuevo mundo. Ademas las condiciones climáticas no son las mejores, pero tiempo al tiempo…

  2. Me gustaría saber si utilizan algun tipo de portainjerto.

    saludos josé

    • Hola José

      Lo cierto es que solo tengo constancia de su uso por la bodega GranMonte, y además son fportainjertos franceses, pero al ser una zona donde nunca se ha cultivado vid en principio es una zona libre de filoxera, por lo que quizá no sea tan importante conmo en Europa, donde parcticamente es imprescindible el uso de portainjertos de vitis lambrusca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: