• compartir / share

  • Contador de visitas

    • 161,949 desde enero 2009
  • “Las pruebas están en la botella. Lo demás son palabras”. - Fabio Bartolomei (Vinos Ambiz)
  • “El que defiende y hace vinos naturales es porque tiene una actitud ante la vida” - Malena (Observatorio de vino)
  • "Natural: [...] 3. adj. Hecho con verdad, sin artificio, mezcla ni composición alguna." - Diccionario de la Lengua de la Real Academia Española
  • "El sulfuroso es una barrera entre tú y el vino" - Laureano Serres
  • "Se dice lo que se hace y se hace lo que se dice" - Art. 6 del Reglamento de la Asociacion de Productores de Vinos Naturales (PVN)
  • “No hay peor plaga para nuestros cultivos que los intereses económicos” - Winat Vineyard
  • "Sólo la naturaleza hace grandes obras sin esperar recompensa alguna" - Alexandr I. Herzen
  • "Volver al origen no es retroceder, quizás sea andar hacia el saber" - Macaco (del tema Moving)
  • "Oigo decir que los amantes del vino serán condenados. No hay verdades comprobadas, pero hay mentiras evidentes. Si los amantes del vino y del amor van al Infierno, vacío debe estar el Paraiso." Rubaiyat - Omar Khayyám
  • "BIBE VIVAS MVLTIS ANNIS" - Inscripción en la copa de vidrio romana de Trivulzio
  • Ya lo hago yo!
  • Miembro de

  • ULTIMOS TWEETS

  • PR Checker

Georgia: Viñedos al pie del Caucaso

Georgia es la región productora de vino más antigua del mundo. De hecho, nuestra palabra “vino” se deriva de “gvino”, que es  la palabra que se usa en Georgia. En los fértiles valles a ambos lados de la zona sur del Cáucaso se han cultivado las primeras vides desde hace mas de 7.000 años, tal y como han demostrado los arqueólogos. Se especula con que el origen del vino está en el zumo de uva que se dejó en un  pozo poco profundo, y que cuando fue a recuperarse había fermentado. A partir de entonces excavaron agujeros en la tierra donde metían vasijas de barro, llamadas Kvevri, con lo que controlaban la temperatura. Una vez fermentado lo cubrían con una tapa de madera y lo sellaban cubriéndolo de tierra. Algunas de estas vasijas podían llegar a estar enterradas hasta 50 años.

Otra costumbre muy extendida en Georgia y con orígenes remotos es la de beber el vino en los cuernos de los animales que componían sus rebaños, una vez limpios, cocidos y pulidos y a los que denominan Kantsi. También eran usadas las pieles para el almacenamiento del vino. Para beber y servir el vino, además de otros usos, se utilizaban también recipientes de arcilla, lo que propició el desarrollo de una importante industria alfarera con una alta calidad, que aún hoy es estudiada por los alfareros actuales para usar sus técnicas.

En la actualidad Georgia ocupa el segundo lugar en volumen de producción de uva dentro de los antiguos países de la Unión Soviética, detrás de Moldavia, siendo sus vinos los más apreciados. El vino es producido por miles de pequeños agricultores, sobre todo utilizando técnicas tradicionales.

En cuanto a las condiciones climáticas, los veranos son calidos pero sin llegar a alcanzarse altas temperaturas, y los inviernos suaves y sin heladas, debido a los vientos húmedos procedentes del mar Negro, que ayudan a suavizar el clima. Abundan los manantiales naturales y los arroyos que descienden de las montañas del Cáucaso, con aguas muy ricas en minerales.

En las zonas montañosas se producen  vinos semi-dulces, ya que debido a las condiciones climáticas y del suelo, la cosecha se realiza de forma tardía,  coincidiendo con la llegada del frío, lo que  impide la fermentación completa, por lo que el vino se queda con algo de azúcar. Este tipo de vino por lo tanto  se utiliza para un consumo rápido, ya que en primavera, cuando aumentan las temperaturas, los vinos tienden a volver a fermenta. Hoy en día, los famosos vinos de Georgia semi-dulce como Kindzmarauli y Khvanchkara están específicamente creados para preservar su alto contenido de azúcar.

Las variedades tradicionales de Georgia son poco conocidos en Occidente. Existen más de 500 variedades, pero solo 38 son oficialmente consideradas para la producción de vinos. Las más importantes son:

  • Rkatsiteli. Variedad blanco tan ampliamente cultivada en Europa oriental y central que ocupa el tercer lugar en el mundo en hectáreas cultivadas. Es la uva más utilizada para hacer vinos blancos georgianos. Tiene un alto contenido en acidez.
  • Saperavi. Variedad tinta, produce vinos tintos aptos para el envejecimiento prolongado. Tiene potencial para producir altos niveles de alcohol y se utiliza ampliamente para la mezcla con otras variedades menores. Es la variedad de uva más utilizada para hacer vinos tintos en Georgia.
  • Mtsvane. Variedad blanca, se mezcla a menudo con Rkatsiteli dotándola de mayor equilibrio. En georgiano Mtsvane significa verde.
  • Ojaleshi. Variedad tinta que se cultiva en las laderas de los valles del río Tskali Tskhenis, en particular en la zona de Orbeli Samegrelo (Georgia occidental).
  • Usakhelauri. Variedad tinta que se cultiva sobre todo en Zubi-Okureshi al oeste de Georgia.
  • Khikhvi. Variedad blanca que se cultiva en Kardanakhi

 

Tipos de vino

  • Lelo. Es un vino tipo Oporto, con un aroma afrutado y un bonito color dorado. El contenido de alcohol es de 19%.
  • Akhasheni. Vino semi-dulce natural, elaborado a partir de Saperavi. Es un vino de color oscuro, con un sabor aterciopelado. Contiene de 10,5 a 12,0% de alcohol
  • Khvanchkara. Vino semi-dulce natural, elaborado a partir de Alexandrouli y Mudzhuretuli, variedades cultivadas en los viñedos cerca de la ciudad de Ambrolauri, al oeste de Georgia. El vino Khvanchkara es uno de los más populares semi-dulces. Fue el vino favorito de Stalin. Es de color rubí oscuro. Contiene de 10,5 a 12,0% de alcohol. El vino se ha elaborado desde 1907.
  • Tsinandali. Vino blanco mezcla de las variedades Rkatsiteli y Mtsvane de las micro regiones de Telavi y Kvareli en la región de Kakheti

.

Hay cinco regiones productoras, siendo la principal Kakheti, en la parte sureste del pais. Contiene las micro-regiones de Telavi y Kvareli, y produce el setenta por ciento de las uvas de Georgia. Las otras regiones son Imereti, Samegrelo, Guria, Ajaria, y Abjasia

Dentro de las bodegas georgianas, destaca una que ha llevado a cabo una importante labor por conservar los métodos tradicionales de elaboración del vino en Georgia, dejando de lado las técnicas más extendidas en la actualidad. Esta bodega, llamada Pheasant’s Tears (Lágrimas de Faisán), bajo la dirección de un estadounidense elabora el vino fermentandolo y envejeciendolo en las Kvevri, que como dijimos al principio son vasijas de barro enterradas bajo el suelo, donde la temperatura se mantiene a lo largo de todo el año. La bodega se encuentra junto al viñedo para minimizar los daños por transporte y la  vendimia y posterior prensado se realizan de madrugada para evitar las horas de más calor. De acuerdo a los métodos tradicionales, los tallos más maduros se agregan a la piel de las uvas para su maceración. El tiempo de maceración depende de la variedad y el tamaño del Kvevri y va de 3 semanas a 6 meses. Todos los vinos se envejecen exclusivamente en Kvevri, no utilizándose barricas de roble, lo que más que un  defecto es considerado como una forma de resaltar la calidad de estos vinos.

Anuncios

Feria del vino de Arganda

Debo confesar que llevo acudiendo a la feria del vino de Arganda bastantes años, sin embargo no me habia decidido a publicar nada hasta ahora. Tampoco me extenderé mucho, pero unos cuantos vinos catados y la conversación con algunas de las bodegas allí presentes me ha llevado este año a publicar unas líneas, aunque el objetivo final será visitar estas bodegas y publicar algo mas en profundidad acerca de ellas.

Me impresionaron varios vinos, alguno ya lo había probado el año anterior, pero la evolución de los vinos de Madrid va en clara progresión ascendente.

Destacar los productos elaborados por una cooperativa de la Sierra Oeste, en concreto la cooperativa Virgen de la Poveda, de Villa del Prado, donde pude probar la línea Alfamin, crianzas de tempranillo y Syrah con un excelente ensamblaje de la madera, y un vino muy peculiar, de esos que tanto me gustan a mí, un rosado de garnacha que bien podría pasar por un vino de postre, el Cantorral. La conversación con Cristina sobre los vinos peculiares fué también muy agradable

De la zona de Arganda destacar dos bodegas bastante recientes, ambas de Morata de Tajuna. Una ya la descubrí el año pasado, se trata de Señorio de Val Azul, donde este año caté el Fabio, un seleccion de las variedades Merlot, Cabernet, Syrah y Temparnillo, seleccionado directamente de los mejores caldos de cada barrica.

También de Morata es el Licinia, elaborado a base de Tempranillo, Cabernet y Syrah procedentes de cultivo ecologico y redondeado en barricas de roble frances de un maximo de dos años. En el stand estaba la técnico de laboratorio, con la que también tuvimos una amena conversación sobre los nuevos vinos que se están haciendo en Madrid y la gran calidad que se está alcanzando.

Por ultimo, una bodega con la que el año pasado tuve mas tiempo de charlar, pero este año el enólogo estaba bastante ocupado. Aun así no dejé de probar sus caldos. Me refiero a una bodega de Valdelaguna, Pablo Morate, destacando la gama Señorío de Morate, con distintos periodos de crianza y una gama de vinos ecológicos, y que también cuenta con un interesante museo del vino en las antiguas bodegas de Godoy, edificio que data del siglo XV