• compartir / share

  • Contador de visitas

    • 161,129 desde enero 2009
  • “Las pruebas están en la botella. Lo demás son palabras”. - Fabio Bartolomei (Vinos Ambiz)
  • “El que defiende y hace vinos naturales es porque tiene una actitud ante la vida” - Malena (Observatorio de vino)
  • "Natural: [...] 3. adj. Hecho con verdad, sin artificio, mezcla ni composición alguna." - Diccionario de la Lengua de la Real Academia Española
  • "El sulfuroso es una barrera entre tú y el vino" - Laureano Serres
  • "Se dice lo que se hace y se hace lo que se dice" - Art. 6 del Reglamento de la Asociacion de Productores de Vinos Naturales (PVN)
  • “No hay peor plaga para nuestros cultivos que los intereses económicos” - Winat Vineyard
  • "Sólo la naturaleza hace grandes obras sin esperar recompensa alguna" - Alexandr I. Herzen
  • "Volver al origen no es retroceder, quizás sea andar hacia el saber" - Macaco (del tema Moving)
  • "Oigo decir que los amantes del vino serán condenados. No hay verdades comprobadas, pero hay mentiras evidentes. Si los amantes del vino y del amor van al Infierno, vacío debe estar el Paraiso." Rubaiyat - Omar Khayyám
  • "BIBE VIVAS MVLTIS ANNIS" - Inscripción en la copa de vidrio romana de Trivulzio
  • Ya lo hago yo!
  • Miembro de

  • ULTIMOS TWEETS

  • PR Checker

La felicidad absoluta

Recuerdo aquellas tardes de mi infancia, en los primeros días de verano, cuando el sol ya caía tras los muros de la casa, y la temperatura hacía agradable tumbarse sobre la hierba del patio trasero. Las golondrinas comenzaban a surcar el cielo realizando bruscos e inesperados cambios de dirección en busca de su alimento. Yo, tumbado boca arriba, con los brazos a modo de almohada tras mi cabeza, las observaba, y dejaba mi mente en blanco, sin más pensamientos en mi cabeza que el posible itinerario de los pájaros. Cero preocupaciones, cero problemas. Mi madre cosía un poco mas allá, donde el sol aún calentaba sus piernas, castigadas por las varices, y sobre su cabeza caía la sombra de un laurel. Un poco mas tarde, los murciélagos tomaban el relevo de las golondrinas, cuando la creciente oscuridad permitía ver el brillo de las primeras estrellas.

 

Cada vez que regreso en verano  a la casa donde crecí para pasar un fin de semana con mi padre, me tumbo en la hierba al atardecer, viendo a las golondrinas realizar sus vuelos. Pero ya no es posible dejar mi mente en blanco. Siempre hay algo pendiente de hacer, algún problema por resolver, alguna incertidumbre en el futuro.  Y sobre todo, ya nunca mas estará mi madre al fondo, cosiendo baja la sombra del Laurel.

 

La felicidad absoluta se convierte, con el paso de los años,  en felicidades relativas, como son esos recuerdos, como el sorbo de un buen vino

Anuncios

2 comentarios

  1. Nacho:

    Entiendo perfectmente lo que dices, son capítulos de la vida que ya no regresarán. Pero por otro lado es una bendición tener memoria.

    Saludos

  2. Benjamín

    Evidentemente son recuerdos felices, que te ayudan en momentos de bajón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: