• compartir / share

  • Contador de visitas

    • 163,363 desde enero 2009
  • “Las pruebas están en la botella. Lo demás son palabras”. - Fabio Bartolomei (Vinos Ambiz)
  • “El que defiende y hace vinos naturales es porque tiene una actitud ante la vida” - Malena (Observatorio de vino)
  • "Natural: [...] 3. adj. Hecho con verdad, sin artificio, mezcla ni composición alguna." - Diccionario de la Lengua de la Real Academia Española
  • "El sulfuroso es una barrera entre tú y el vino" - Laureano Serres
  • "Se dice lo que se hace y se hace lo que se dice" - Art. 6 del Reglamento de la Asociacion de Productores de Vinos Naturales (PVN)
  • “No hay peor plaga para nuestros cultivos que los intereses económicos” - Winat Vineyard
  • "Sólo la naturaleza hace grandes obras sin esperar recompensa alguna" - Alexandr I. Herzen
  • "Volver al origen no es retroceder, quizás sea andar hacia el saber" - Macaco (del tema Moving)
  • "Oigo decir que los amantes del vino serán condenados. No hay verdades comprobadas, pero hay mentiras evidentes. Si los amantes del vino y del amor van al Infierno, vacío debe estar el Paraiso." Rubaiyat - Omar Khayyám
  • "BIBE VIVAS MVLTIS ANNIS" - Inscripción en la copa de vidrio romana de Trivulzio
  • Ya lo hago yo!
  • Miembro de

  • ULTIMOS TWEETS

  • PR Checker

Egipto: el vino de los faraones

egiptoAntes de continuar camino por los vinos del mundo, me gustaría hacer una parada en Egipto, por ser uno de los paises que mas cerca están de los origenes del vino.

Si bien los egipcios no fueron los primeros en elaborar vino, pues la vid no es nativa de Egipto (llegó probablemente de Canaan, región que ahora abarca Siria, Líbano e Israel) si que es la más vieja evidencia de las prácticas de vinificación en el mundo, gracias a las pinturas y relieves que sobre la vid y los procesos de vinificación de la uva se han hallado en las tumbas de los faraones, así como el hallazgo de vasijas donde todavía están incrustados los cristales del ácido tartárico después de varios milenios. Hay indicios de la elaboración de vino desde el año 2.600 A.C. Durante el reinado de los faraones, incluso era almacenado en sus tumbas. Si bien en un principio se pensó que solo elaboraban vinos tintos, estudios recientes han demostrado que también se elaboraban vinos blancos, gracias a los restos encontrados en ánforas de la tumba de Tutankhamon.

vendimia

El vino fue almacenado en estos recipientes, que eran etiquetados con el año de la vendimia, la región, e incluso el nombre del “enólogo”, así como el nombre del faraón o el dios para el que fueron hechos.

Como curiosidad, en 1882 Nestor Giancils, griego afincado en Egipto, decidió producir vino a la manera de la época de los faraones. Despues una bodega adoptó su nombre, y en la actualidad continúa produciendo vinos, aunque con la introducidon de la tecnología actual.

En la actualidad hay cuatro grandes productores: Gianaclis (que produce el Chateau Grand Marquis, Cru des Ptolemees, Rubis d’Egypte, y Omar Khayam, y que es parte de una compañía egipcia propiedad del grupo cervecero Heineken), Chateau Des Reves (que importa las uvas desde El Líbano), Obelisk y Sahara Vineyards

En cuanto al clima, este es de tipo desertico. Sin embargo esto no es problema para el cultivo de la vid, ya que la escasez de agua se suple por el riego por goteo, y la planta se ve favorecida por la continuación de días muy cálidos y noches frias, así como por el suelo arenoso, que la protege de enfermedades. Hay que tener en cuenta que la mayoría del pais se encuentra ocupado por el desierto del Sahara, que es atravesado por un único rio, el Nilo, que lo recorre de sur a Norte, formando un amplio delta antes de su desembocadura en el Mediterraneo, siendo las tierras mas cercanas a este las mas aptas para el cultivo. Las variedades mayoritarias son la Cabernet Sauvignon, Grenache Noir, Pinot Blanc, Chenin Blanc y Viognier.

Anuncios

El vino en Túnez: la herencia de Cartago

Ruinas de Cartago

Ruinas de Cartago

El esquema del vino en Túnez parece calcado de su vecina Argelia. Primer desarrollo de la vid por parte de las antiguas civilizaciones, estancamiento en la época musulmana, gran desarrollo bajo la dominación francesa (1881-1956), nuevo estancamiento y resurgir actual. Pero veámoslo con más detalle

Fueron los cartagineses los grandes impulsores de la viticultura, en torno a su capital, Cartago. Tras la caída de Cartago, los romanos siguieron sus pasos en la industria del vino. Cuando los musulmanes llegaron a Túnez en el siglo 7, se abandonó la producción de vino. Esta situación se mantuvo hasta que el califato otomano cayó y comenzó la ocupación francesa, y con él cientos de colonos tomaron el control de las tierras de cultivo plantando cepas de origen francés, viviéndose entonces una época dorada y llena de prestigio. Cuando Túnez alcanzó la independencia en 1956, los agricultores tunecinos tomaron de nuevo el control de sus tierras, arrancando la mayor parte de los viñedos, sobre todo por motivos religiosos. Se vivió entonces una época prácticamente muerta para el vino, hasta que en la década de los 80 se crearon cooperativas especializadas que contaron con la ayuda de ingenieros, volviéndose a plantar miles de hectáreas. Además, las autoridades tunecinas han alentado a los inversores extranjeros a entrar en este campo, con la creación de una serie de incentivos. Un ejemplo de ello es la bodega de Alain Stegmann, que exporta a Bélgica, Rusia y Senegal, con planes de expansión en Canadá.

A diferencia de sus vecinos, este es uno de los países más occidentalizados del norte de Africa. Esto se nota en sus costumbres. Así, aunque sea un país musulmán, el promedio anual de consumo entre los tunecinos es de 8 a 9 litros. La economía de Túnez es eminentemente agrícola, cultivándose ademas de la uva, los cereales, hortalizas, olivos, frutas y dátiles. La producción de vino ocupa el tercer lugar en la agricultura tunecina, detrás de aceite de oliva y el trigo

En cuanto al clima, debemos distinguir la zona costera, con un clima claramente mediterráneo, y la zona interior, con un clima seco y árido. Aquí la influencia viene dada por parte del río Medkerda, que es el único curso permanente de agua.

Muscat secLa superficie dedicada a la vid es de  27.000 has. Los viñedos se encuentran sobre todo al noreste del país, y en torno a la capital, Túnez. Posee cuatro grandes zonas vitivinícolas en las que se centra gran parte de la producción de vinos: Cap Bon (D.O. Morgan, Muscat Kelibia y Sidi Salem), Túnez (Grand Cru Mornag y Coteaux de Tebourba), Bizerre (Coteauz d´Utique) y Beja-Fendouba (D.O. Thiba).

De acuerdo a la ley del vino de 1957, Túnez dispone de un sistema de clasificación de cuatro niveles: vins de consommation courante, vins supérieurs, vins de qualité supérieure, y la denominación de origen controlada.

Las principales variedades cultivadas son Cariñena, Garnacha, Clairette, Beldi y Cinsault, destacando además la Moscatel de Alejandría, que ofrece unos de los mejores vinos del país. Están especializados en esta uva los viñedos alrededor de Bizerte, en el norte, al igual que los de Hammam-Lif, a las afueras de Túnez, y alrededor de Grombalia y Bou-Arkoub, en el este del país.

Marruecos, nuestro vecino del sur

Zonas productivas de Marruecos (Nicolas)

Zonas productivas de Marruecos (By Nicolas)

Continuamos nuestro viaje por las tierras del vino en Africa, haciendo una parada en nuestro vecino del sur.  

Al igual que Argelia, ya los romanos explotaron las viñas en estas tierras, pero fueron los franceses los que desarrollaron la viticultura moderna en este pais. Marruecos fue colonizada  por Francia en 1912, y estuvieron alli hasta 1952. Durante este tiempo dejaron un legado de uvas francesas, gusto francés y la ley del vino francés. Cuando salieron del país, se llevaron con ellos la mayor parte de los mejores productores de vino, que se asentaron en Córcega y la región de Midi.

A partir de entonces la mayoría de las producciones se exportaban a países de la Unión Europea donde se utilizaban para aumentar la fuerza de los mostos de climas mas fríos, con menos sol y por tanto menos cantidades de azúcar y alcohol. Cuando la Unión Europea prohibió la mezcla de vinos procedentes de fuera de sus fronteras, Marruecos volvió a crear sus propias etiquetas. El rey ofreció tierras a precio de ganga a los productores de vino extranjero, beneficiándose además de exenciones de impuestos, ya que Marruecos ha congelado los impuestos sobre la agricultura hasta 2010.

Marruecos cuenta con 15.000 hectáreas de viñedo y de 12 Appellation d’origine Garantie (AOG). La mayor región productora es la de Meknes, con una buena producción de tintos provenientes de viñedos de altura, en las primeras estribaciones de la cordillera del Atlas 

A diferencia de Argelia, cuenta con la influencia de la costa atlántica, que genera un efecto de enfriamiento sobre sus viñedos. Las variedades cultivadas pasan por la Cariñena, variedad dominante, Cinsaut, Aramon, Garnacha tintorera, así como variedades no francesas como Farhana, Hasseroum, Rafsai, Zerkhoun, y muy buenas uvas francesas como Cabernet Sauvignon, Syrah y Mourvèdre. Los vinos blancos están hechos de Clairette y Ugni Blanc,

El vino en Argelia: tradicion milenaria

Chateau TajnaArgelia es uno de los países productores de vino más antiguos del mundo. Su ubicación a orillas del Mediterráneo y muy próxima a antiguas civilizaciones ha hecho que a sus costas llegaran multitud de pueblos que han sabido aprovechar las oportunidades que estas tierras les brindaban.

Primero los persas o los egipcios y después fenicios , griegos y romanos, fueron introduciendo diversas variedades de vid que cultivaban para su abastecimiento, en especial los romanos que utilizaron estas tierras como la despensa de Roma.

En el siglo XII, nuevas variedades fueron introducidas desde Egipto y más tarde, los moros expulsados de España llevaron variedades como la Macabeo o la Garnacha. Los viñedos se instalaron en las regiones próximas al Mediterráneo, como Zaccar, Medea, Tlemcen, Dahra o Mascara, aunque variedades mas resistentes fueron plantadas en las primeras estribaciones de la cordillera del Atlas.

Cuando los franceses llegaron a Argelia en 1830, introdujeron variedades como la Ugni, Cinsault, Mourvedre, Alicante-Bouschet, Plante Mula y Cabernet. Además, Argelia tuvo la suerte de no haber sido afectada por la filoxera, por lo que, mientras que los viñedos franceses fueron prácticamente devastados por la epidemia a mediados del siglo XIX, el viñedo argelino aumentó su producción para abastecer las necesidades de numerosos viticultores franceses.

Los vinos de Argelia tienen su propio carácter único resultado de una combinación de ricos suelos de arena  (lo que detiene la proliferación de insectos ) y un clima cálido, suavizado por las montañas del Atlas al sur, que lo separan del desierto, y el Mediterráneo al norte, que le aporta humedad.

ArgeliaEn la actualidad destacan dos grandes zonas vinícolas sobre el resto: Orán (con las denominaciones ­AOG­ de Coteaux de Tlemcem, Coteaux de Mascara y Monts de Tessala) y Argel (con las denominaciones de Coteaux de Zaccar, Dahra, Médea y Din Bessem Boiura).

En cuanto a las variedades destacan en las tintas la Alicante Bouschet, Grenache, Cinsavet, Mourvedre, Cabernet Sauvignon, Merlot y Cavignan y en blancas la Ugni Blanc, Muscata, Pedro Ximénez, Merseguera, Torouine, Farranah y Chardonnay.

Vinos naturales en Sudáfrica: El cielo en la tierra

La viticultura en Sudáfrica fue introducida por los holandeses cuando se establecieron en Ciudad del Cabo a finales del siglo XVII. Además contaron con la experiencia de los hugonotes expulsados de Francia y acogidos por Holanda. Las variedades fueron traídas de Europa, y pronto se extendió su cultivo por toda la zona de El Cabo. La región, a medio camino entre las montañas y el mar, tiene un clima muy parecido al nuestro, con veranos cálidos y secos e inviernos fríos y lluviosos, actuando el océano atlántico como moderador de estos rigores climáticos.

Sudafrica

Y nuevamente nos fijamos en una bodega “natural”, aunque como ya sabemos internacionalmente son conocidas como Orgánic: Stellar Winery. Se trata de una bodega sensibilizada con la protección del medio ambiente, a través de numerosas estrategias ya vistas en otras bodegas orgánicas, como ahorro de energía, reciclaje de residuos, granja y agricultura ecológica, y por supuesto, elaboración de vinos sin sulfitos añadidos o también denominados N.S.A. WINES (No Sulphur Added / No SO2 Added / Ningun Sulfito Añadido)

Para evitar la contaminación del vino utilizan las siguientes técnicas:

La vendimia se realiza de madrugada, cuando las uvas están en su punto más fresco. Antes del despalillado y la prensa, las uvas se enfrían a 0 ° C. La baja temperatura de las uvas hace posible evitar el uso de dióxido de azufre (SO2), ya que vuelve inactivas las bacterias. En los vinos blancos, además, las lias (células de levadura que se asientan sobre la base del tanque después de la fermentación) se remueven periódicamente y protegen los vinos de la oxidación. El vino es filtrado y embotellado con una máquina de envasado que reemplaza el aire en la botella por nitrógeno inerte. Esto le da la máxima protección frente al oxígeno durante la operación de llenado.

Los vinos tintos producidos son Cabernet Sauvignon, Merlot, Sirah y Pinotage, esta última es una variedad de reciente creación (1925), resultado del cruce de Pinot noir y Cinsault.

En los blancos destaca un vino que han dado en llamar Heaven on Earth (El cielo en la tierra). Clasificado como un vino dulce natural y más exactamente como un vino de paja,  es producido a partir de uvas de la variedad Moscatel de Alejandría, que se secan en un lecho de paja orgánica y Rooibos, arbusto que produce un té aromático y que es autóctono de la región de Namaqualand. Las uvas permanecen aquí hasta el momento adecuado para que hayan adquirido el aroma de este arbusto, para después ser prensadas y en el jugo resultante, de un dulce intenso y perfumado, se introduce una levadura Sauterne

El clima semiárido de la zona, con sus largos días de calor, es muy beneficioso para la producción de este vino especial. Grandes cantidades de uvas se pueden secar con rapidez al aire libre sin riesgo de lluvia. Esto acorta el tiempo de secado y reduce el riesgo de que las uvas críen moho o se produzca una fermentación prematura.