• compartir / share

  • Contador de visitas

    • 160,234 desde enero 2009
  • “Las pruebas están en la botella. Lo demás son palabras”. - Fabio Bartolomei (Vinos Ambiz)
  • “El que defiende y hace vinos naturales es porque tiene una actitud ante la vida” - Malena (Observatorio de vino)
  • "Natural: [...] 3. adj. Hecho con verdad, sin artificio, mezcla ni composición alguna." - Diccionario de la Lengua de la Real Academia Española
  • "El sulfuroso es una barrera entre tú y el vino" - Laureano Serres
  • "Se dice lo que se hace y se hace lo que se dice" - Art. 6 del Reglamento de la Asociacion de Productores de Vinos Naturales (PVN)
  • “No hay peor plaga para nuestros cultivos que los intereses económicos” - Winat Vineyard
  • "Sólo la naturaleza hace grandes obras sin esperar recompensa alguna" - Alexandr I. Herzen
  • "Volver al origen no es retroceder, quizás sea andar hacia el saber" - Macaco (del tema Moving)
  • "Oigo decir que los amantes del vino serán condenados. No hay verdades comprobadas, pero hay mentiras evidentes. Si los amantes del vino y del amor van al Infierno, vacío debe estar el Paraiso." Rubaiyat - Omar Khayyám
  • "BIBE VIVAS MVLTIS ANNIS" - Inscripción en la copa de vidrio romana de Trivulzio
  • Ya lo hago yo!
  • Miembro de

  • ULTIMOS TWEETS

  • PR Checker

De Irán, la vasija de vino más antigua, los persas y la uva de mesa

Vasija de vino hallado en los montes de Zagros

Este título puede parecer largo, pero resume la historia del vino en Irán. En las montañas de Zagros se ha encontrado una vasija con restos de vino perteneciente al 5.400 antes de Cristo, convirtiéndose en una de las pruebas arqueológicas más antiguas de la vinificación.

Esta es la prueba científica, pero los persas, que se establecieron precisamente en esta zona, tenían su propia leyenda acerca del descubrimiento del vino:

Un rey persa llamado Jamshid vio un día a un pájaro (símbolo del bien) al que intentaba estrangular una serpiente (símbolo del mal). El rey mató a la serpiente, y el pájaro en agradecimiento le trajo unas semillas de color verde brillante. Jamshid ordenó plantarlas en los jardines reales, donde se convirtieron en vides, de las que salieron las uvas. Cuando el rey probó un poco del jugo de las uvas, le pareció tan amargo que las  declaró como veneno. Un día, una bella esclava, una de las favoritas del rey, decidió suicidarse con el jugo debido a que estaba sufriendo terribles dolores de cabeza. Bebió varias copas, se durmió y se despertó curada. Ella le dijo al rey lo que había sucedido, que decidió probar la bebida de nuevo. Resulta que el jugo había fermentado convirtiéndose en vino . Esta vez lo disfrutó tanto que se lo recomendó a su pueblo como un medicamento, un uso que, en realidad, siempre ha tenido en la cultura persa.

Los persas no solo usaban el vino como medicina, sino que también lo ofrecían a los dioses y pagaban los salarios de los trabajadores. Además, según cuenta Herodoto, “después de bien bebidos, suelen deliberar acerca de los negocios de mayor importancia” y también que acostumbran “a examinar cuando han bebido bien, aquello sobre lo que han deliberado en estado de sobriedad”. También fueron los primeros en el difícil arte del Coupage o mezcla de vinos

Miniatura representando al Saghi y al Mei

En la Persia del siglo XI, encontramos a Omar Kayyam, poeta, filósofo, matemático y astrónomo, que en su célebre Rubaiyat, canta simultáneamente al vino y a la vida. El vino permite una liberación transitoria de la conciencia y por eso permite el aprovechamiento pleno del presente. Su vida ha sido recreada por Amin Maalouf en su novela histórica Samarcanda.

También persas son las sofisticadas pinturas en miniatura con temas escogidos principalmente de poetas como Hafez o Khaiyam, por lo que el vino, conocido como Mei, y el escanciador o Saghi, son la parte esencial de estas pinturas.

En cuanto a la geografía del vino, la principal zona productota históricamente ha sido en los alrededores de la ciudad de Shiraz. Ya en el siglo IX, gozaba de la reputación de producir los mejores vinos del Oriente Medio. El vino elaborado cerca de la ciudad era de menor carácter debido a la irrigación, mientras que los mejores vinos eran los elaborados a partir de los viñedos plantados en terrazas cerca de khoullar

La ciudad de Shiraz, cerca de las ruinas de Persépolis, se situa en los altos de Zagros, a casi 1500 metros sobre el nivel del mar. Su clima es suave en verano y templado en invierno. En la actualidad continúa produciendo uva, pero debido al rigor religioso de Irán y la prohibición de bebidas alcohólicas del Islam, ya solo se produce uva de mesa para consumo o pasificación.

Y no quiero terminar este artículo sin mencionar que en esta ciudad es donde algunos sitúan el origen de la variedad Syrah, que en otros países como Australia se la conoce más con el nombre de Shiraz. Según estas teorías, la uva habría llegado a Francia llevada por los cruzados, o bien por los fenicios. No sé si esta teoría será cierta, pero como hemos visto cualquier variedad cultivada en el mundo en la actualidad es muy probable que haya surgido de esta zona.

El Líbano: los fenicios y el origen del vino

Anforas fenicias

Anforas fenicias del museo de Murcia. La base cónica permitía que se pudieran clavar en la arena de las playas al descargarlas de los barcos

El Líbano está ubicado en la costa este del Mediterráneo en la llamada Media Luna Fértil. Pero miles de años atrás esta tierra se conocía como Fenicia, cuna de la civilización occidental, inventores del alfabeto, y sin duda uno de los primeros pueblos en elaborar vino

Si bien los indicios de la elaboración de vino llegan desde épocas prehistóricas(se han encontrado semillas de uvas con mas de 12 .000 años de antigüedad, depositadas en cavidades construidas en la roca dentro de cuevas), y se discute si fueron los sumerios los primeros elaboradores entre los rios Tigris y Eufrates (actual Irak), lo que parece claro es que la distribución del vino por toda la edad antigua tuvo a los fenicios como máximo exponente, propagando el viñedo y el vino, primero a Egipto y después por el resto del mediterráneo, ya que fueron un pueblo dedicado al comercio, transportando en sus barcos infinidad de mercancias entre las que se encontraban ánforas con vino y vides que plantaban en cada zona en la que se establecian. En la actualidad, regiones como Penedés, Malaga o Cadiz en España y Marsella,en Francia, deben su origen vitivinícola a los fenicios.

La propia Biblia ya sitúa el vino en esta zona que hoy se corresponde con El Libano, primero con Noé, considerado el primer vinatero. También Moisés cruzó viñedos en su camino a Canaán, y más tarde fue aquí donde Jesucristo convirtió el agua en vino, en las bodas de Caná. Durante el Imperio Bizantino, el cultivo de viñedos se extendió desde el valle del Bekaa a todo Medio Oriente para hacer vino sacramental. Desde entonces, cada monasterio estaría rodeado por un viñedo.

La historia vinícola moderna en El Líbano comienza en 1857, cuando un grupo de monjes jesuitas fundan el chateau Ksara en el valle del Bekaa. Los viñedos  están ubicados a una altura de más de 1000 metros, resguardados por las montañas que corren paralelas a la costa mediterránea. El clima se caracteriza por largos veranos templados, inviernos lluviosos, y una temperatura promedio de 25 grados. Las bodegas de esta zona son:

libanoKsara, ubicada en una gruta natural descubierta por los romanos, quienes construyeron varios túneles a partir de  ella. Estos fueron ampliados a su tamaño actual durante la primera guerra mundial, con una extensión de casi dos kilómetros. La temperatura de los túneles es ideal para el vino, manteniéndose todo el año entre 11 y 13 ºC. En cuanto a las variedades cultivadas destacan la Cabernet-Sauvignon, Syrah, Semillon, Grenache, Sauvignon-Blanc, Cinsault y Merlot 

Otra bodega importante es Château Kefraya se extiende por 300 hectáreas al sur de la ciudad de Chtaura. El viñedo, plantado en una sucesión de terrazas y colinas con cuestas muy empinadas, a una altitud de 950 a 1100 m. en un suelo arcilloso, con lima y piedras, junto con una luz solar excepcional, sin lluvias durante 6 a 7 meses del año.  Las variedades más comunes son Carignan, Syrah, Mourvedre, Grenache, Cnsault, Cabernet-Sauvignon, Clairette y Chardonnay.